Mi libro:
Vive, aunque el viento despeine tus sueños

(Comprar – sólo España)

Las palabras que ahora deposito en tus manos jamás nacieron con pretensión de ser libro. Quizá por eso, son más libres, más traviesas, más imprevisibles. Se colaron como reflexiones espontáneas de Facebook o Instagram y, poco a poco, fueron tomando espacio, entidad y cuerpo.

En realidad, su verdadero nacimiento se anuncia en mis dudas vitales, mis descubrimientos esenciales, mis convicciones presentes y mis sueños venideros. Y se alimentan de mi conciencia plena del papel insustituible del amor como motor de vida.

Cuando descubrí que el amor no se perseguía, sino que se permitía; que la vida no eran logros, sino actitud; y que la felicidad no radicaba en la meta, sino en el deleite suave de cada instante de travesía, en mí cambiaron muchas cosas. Y necesité decirlas.

Y no decirlas para otros, tampoco para ti —te lo confieso—. Decirlas para mí. Para no olvidarlas, para grabarlas en mi alma, para poder llevarlas como referente y como aroma, como brisa y como estímulo vital de la aventura que habitaba.

Escribiendo lo que ahora te entrego, he llegado a descubrir que la vida siempre me estuvo haciendo guiños, siempre me estuvo dando señales, siempre me estuvo invitando desde infinidad de esquinas.

Sin embargo, necesité mucho tiempo para entender esos guiños, señales e invitaciones. O más bien, debiera decir, para atreverme a prestarles atención y a coquetear juguetonamente con ellos.

Ahora, estoy convencido de que este viaje no ha sido gratuito. He recibido paz, y me he descubierto en mis batallas.

He encontrado amor, y me he deslizado por las callejuelas del miedo. He querido agarrar la vida con todas mis fuerzas, para acabar dándome cuenta de que esa era la mejor forma de perderla.

La vida se sujeta con delicadeza y suavidad. Con ternura y confianza. Incluso con algo de travesura. Y desde ahí, quizás el amor y la paz se sientan invitados a participar del juego.

De eso me he dado cuenta muy despacio. Tanto, que me pregunto cuánto me quedará aún por descubrir.

De momento, te entrego mis cuadernos de bitácora. Mis mapas del tesoro convertidos en poesía del alma. Si lo disfrutas y te aporta algo, habrá sido un placer.

Y recuerda, aunque la vida despeine tus sueños, VIVE.

Salud y paz.

Si tienes interés en comprarlo, pulsa AQUÍ